recuerdosfotograficos.es.

recuerdosfotograficos.es.

La elección del ramo de novia: un complemento imprescindible

La importancia del ramo de novia en una boda

En una boda, todos los detalles cuentan. Desde la elección del lugar de la celebración hasta la música que se escuchará durante la fiesta, pasando por el vestido de la novia y el traje del novio. Sin embargo, hay un detalle que a menudo se pasa por alto y que sin embargo es muy importante: el ramo de novia.

El ramo de novia es un complemento imprescindible en cualquier boda. Además de ser un objeto decorativo, tiene un gran simbolismo, ya que representa la alegría y la felicidad de la novia en su día especial. Por eso, es importante elegir el ramo adecuado, que se adapte al estilo de la boda y al gusto de la novia.

¿Qué ramo de novia elegir?

A la hora de elegir el ramo de novia, hay que tener en cuenta varios factores. En primer lugar, el estilo de la boda. Si se trata de una boda clásica, lo mejor es optar por un ramo de novia sencillo y elegante, con flores blancas o de tonos pastel. Si, por el contrario, la boda es más desenfadada, se pueden incluir flores más atrevidas y de colores más vivos.

Otro factor a tener en cuenta es el vestido de la novia. El ramo de novia debe ser un complemento más del look de la novia, por lo que debe estar en armonía con el vestido. Si el vestido es muy sencillo, se puede optar por un ramo más llamativo, pero si el vestido es muy vistoso, lo mejor es optar por un ramo más discreto.

También hay que tener en cuenta la época del año en la que se celebra la boda. Si es en primavera, se pueden incluir flores como tulipanes o peonías, que son típicas de esa estación. Si es en otoño, se pueden incluir flores como crisantemos o margaritas, que son más propias de esa época.

Tipos de ramos de novia

Existen varios tipos de ramos de novia, cada uno con sus características propias.

Ramo redondo

El ramo redondo es el más clásico y el más utilizado. Se trata de un ramo de forma redonda, formado por varias capas de flores y con un lazo en la parte inferior. Es un ramo elegante y discreto, perfecto para una boda clásica.

Ramo silvestre

El ramo silvestre está compuesto por flores de diferentes tipos y tamaños, con un aspecto natural y desenfadado. Es perfecto para bodas al aire libre, en entornos rurales o en bodas con un estilo bohemio o vintage.

Ramo cascada

El ramo cascada o de agua es el más impresionante y llamativo de todos. Se trata de un ramo que se extiende hacia abajo, como si fuera una cascada, y que está formado por flores y ramas de diferentes tamaños y colores. Es un ramo espectacular, que requiere de mucha habilidad para ser confeccionado.

Ramo de una sola flor

El ramo de una sola flor es uno de los más originales y atrevidos. Como su nombre indica, está compuesto por una sola flor, que puede ser de gran tamaño, como una peonía o una rosa, o más pequeña, como una flor de loto o una anémona. Es un ramo muy elegante y sofisticado.

Cómo conservar el ramo de novia

El ramo de novia es un recuerdo muy importante de la boda, por lo que es necesario conservarlo adecuadamente para que dure mucho tiempo. Lo primero que hay que hacer es cortar los tallos en diagonal y retirar las hojas que van a quedar sumergidas en agua.

A continuación, se debe llenar un jarrón con agua y añadir un conservante para flores. Es importante cambiar el agua cada dos o tres días para que las flores se mantengan frescas. Si se quiere conservar el ramo por mucho tiempo, se puede colgar boca abajo en un lugar fresco y seco hasta que esté completamente seco.

En resumen

El ramo de novia es un complemento imprescindible en cualquier boda, ya que además de ser un objeto decorativo, tiene un gran simbolismo. A la hora de elegir el ramo de novia, hay que tener en cuenta varios factores, como el estilo de la boda, el vestido de la novia y la época del año. Existen varios tipos de ramos de novia, cada uno con sus características propias, como el ramo redondo, el ramo silvestre, el ramo cascada o de agua, y el ramo de una sola flor. Para conservar el ramo de novia, es necesario cortar los tallos en diagonal, retirar las hojas que van a quedar sumergidas en agua y cambiar el agua cada dos o tres días. Si se quiere conservar el ramo por mucho tiempo, se puede colgar boca abajo en un lugar fresco y seco hasta que esté completamente seco. En definitiva, elegir el ramo de novia adecuado es fundamental para que la novia se sienta radiante y feliz en su gran día.